Suerte. Buena Suerte. Recetas Magicas de la Suerte

las recetas de suerte

Receta magica para atraer la buena suerte. Receta inmejorable para todos los temas relacionados con la suerte y la economía. Atrae la buena suerte y cambia tu vida!!!! ;-)

La mejor web de apuestas y casinos en español, aquí encontraras la mejor manera de ganar dinero






PARA ATRAER LA SUERTE Y MEJORAR TU ECONOMIA... RECETA DE LA BUENA FORTUNA.

Se trata de una receta inmejorable para todos los temas relacionados con la suerte y la economía, pero recuerda que si no la haces con fe, no conseguirás resultados positivos. Ten confianza en lo que haces.

Sigue las instrucciones que te facilito a continuación y comienza este ritual un domingo a las seis de la tarde y si es posible con la Luna en cuarto creciente.


En qué casos la utilizo:

· Tengo que pagar una cantidad de dinero y no sé cómo conseguirla.
· Necesito encontrar un trabajo.
· Quiero incrementar mis ingresos y no se me ocurre cómo hacerlo.

Qué necesito:

· Una vela blanca.
· Miel.
· Un lapicero.
· Una tacita para apoyar la vela.
· Cerillas de madera.
· Una fotografía de la persona que solicita ayuda (no es obligatoria).

Vamos a iniciar este ritual. Coge la vela blanca y escribe en ella con un lapicero, nunca con un bolígrafo, la petición que quieres que te sea concedida. Cuando lo hayas hecho, recúbrela con miel y apóyala en una tacita para que se mantenga de pie durante el resto del ritual.

Es muy recomendable que junto a la vela pongas una fotografía de la persona o personas que piden esa gracia. Ahora enciende una cerilla de madera y prende la mecha de la vela al tiempo que recitas la siguiente oración:

"Te pido a ti, ¡oh! eterno, bendito seas por siempre señor, que aceptes mi petición y le des toda tu luz, energía y bondad a esta vela, que ha sido creada por ti para que me sea concedida la petición que hago (se hace la petición tres veces)".

RECUERDA:
Cuando termines de pronunciar la oración, medita durante un par de minutos con la vela encendida, con los ojos preferiblemente cerrados, y con las palmas de las manos juntas y hacia arriba, como si estuviéramos recibiendo esa gracia que hemos solicitado. Después deja que la vela se consuma y guarda los restos para la Luna del mes siguiente